img_1809

LAS DIFICULTADES EN LOS MOVIMIENTOS OCULARES PUEDEN INTERFERIR EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE LECTOR

En este segundo artículo me centraré en como LAS DIFICULTADES EN LOS MOVIMIENTOS OCULARES PUEDEN INTERFERIR EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE LECTOR. Como siempre desde un punto de vista científico.

Durante la lectura existen unos movimientos que permiten que los ojos cambien de posición durante la línea. Estos movimientos se llaman sacádicos. Se sabe que durante la lectura, estos movimientos, están subordinados a las áreas psicolingüísticas. Es decir, si comprendemos un texto, las áreas psicolingüísticas de nuestro cerebro van a dirigir los movimientos de nuestros ojos. Sin embargo, en las primeras fases del aprendizaje lector estos movimientos van a estar íntimamente relacionados con nuestra respuesta atencional.

Investigadores, como por ejemplo, Franceschini y col en 2012 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22483940), sugieren que la atención visual espacial en niños en edad preescolar puede ser un factor causal en la adquisición de la posterior lectura. En un estudio reciente Magli Seassau y col en 2014 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4214188) estudiaron los movimientos oculares binoculares en niños con dislexia y niños con desarrollo lector normal. Los investigadores constataron que en la primera fase del aprendizaje lector se observaban errores sistemáticos en la posición de los ojos cuando leían un texto. Sin embargo estos errores iban desapareciendo en los niños con lectura normal, mientras que en los disléxicos, los errores persistían. Los autores sugieren que los niños con dislexia presentan una deficiencia en el procesamiento atencional visual, así como un deterioro en la interacción de los movimientos vergenciales y sacádicos.

De la misma manera, Franceschini et al en 2013 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4214188) diseñaron un videojuego de acción. Los investigadores constataron que con solo 12 horas de juego (sin demanda de lectura), los niños fortalecieron su respuesta atencional y mejoraron su velocidad de lectura en italiano, sin sacrificar la precisión de la lectura. Estos hallazgos coinciden con los obtenidos por Gori y Facoetti, en 2014 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24325850) que defienden que un programa de aprendizaje perceptivo en el que se estimula la respuesta atencional en niños en edad preescolar, podría prevenir la dislexia evolutiva.

INTERVENCIÓN OPTOMÉTRICA EN LOS PROBLEMAS DE LECTURA

Dentro de los estudios que avalan el tratamiento de los movimientos sacádicos en la lectura, destacaría el realizado por Leong DF et al en 2014 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24790022). Esta investigación es un estudio prospectivo, aleatorizado y ciego realizado con 76 niños en edad preescolar. En este estudio los niños que entrenaron los movimientos sacádicos mejoraron significativamente su habilidad lectora. Los autores sugieren que los ejercicios sacádicos mejoran la atención visoespacial, clave en el desarrollo de la lectura.

Para finalizar, quiero resaltar, que el abordaje de los problemas de aprendizaje en la infancia es complejo ya que en muchas ocasiones el tratamiento debe de ser multidisciplinar. Por ejemplo, un niño con dislexia puede que tenga problemas en la atención central y periférica que dificulten la precisión de los movimientos sacádicos. Es por ello habitual, encontrarnos en nuestra consulta, niños que después de una intervención logopédica son capaces de decodificar las palabras con precisión cuando se organizan en vertical, pero que comenten errores constantes cuando leen esas mismas palabras organizadas en un texto.

Como conclusión final, considero que existen un porcentaje de niños con dificultades en la lectura, que presentan una serie de síntomas asociados a problemas en la mecánica lectora y que persisten, incluso después de la intervención logopédica y que por lo tanto, necesitan terapia visual. Por otro lado, sería necesario que en edad preescolar los niños realizasen programas de terapia visual en el que se trabajase la atención central y periférica, monotorizados por un optometrista.

Juan Portela Camino. Doctor en Optometría. Especializado en estrabismos, ambliopía, y optometría comportamental de la Clínica Begira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>