Visión binocular/Estrabismo

El estrabismo es un defecto visual que consiste en la desviación anormal de uno o ambos ojos, de modo que cada ojo mira en una dirección. Es muy importante una detección precoz para poder recuperar la visión del ojo afectado.

La infancia es el periodo clave para detectar alteraciones que impidan el desarrollo visual del niño y que puedan limitarle en su rutina diaria.

Para detectar estas anomalías, es fundamental el papel de los padres y del oftalmólogo, ya que un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado permiten que los niños gocen de una buena visión durante el resto de su vida.

Síntomas que nos puedan alertar:

  • Si se acerca mucho para ver los objetos, la televisión o el papel cuando escribe o lee.
  • Si el ojo se desvía.
  • Si se rasca los ojos con frecuencia o tiene los ojos rojos.
  • Si presenta dolores de cabeza cuando escribe o lee mucho.

Si se observa alguno de estos síntomas seria adecuado una evaluación por el optometrista y oftalmólogo .

Definiríamos la visión binocular como la capacidad para dirigir la mirada de ambos ojos hacía un objeto con precisión. Cuando existe visión binocular, una parte del cerebro (cortex visual) recibe la imagen de ambos ojos. Esta imagen se fusiona y el paciente percibe una sola imagen con sensación de profundidad (estereoscopia).

Los problemas binoculares se pueden dividir en:

No estrábicos:
Son aquellos en los que el paciente mantiene la visión binocular pero con un esfuerzo que produce sintomatología. Los síntomas habituales son dolores de cabeza, visión borrosa o visión doble intermitente. Estos síntomas se asocian siempre a esfuerzos visuales.

Estrábicos:
Aquellos pacientes que no tienen alineados los ojos, bien de forma permanente o intermitente. Estos pacientes ven doble (diplopia). En los niños, la imagen que proviene del ojo desviado es suprimida para evitar la diplopia. Esta supresión constante de la imagen del ojo desviado puede conducir a un ojo vago (ambliopía).

Se ha demostrado que la terapia visual es la mejor opción en determinados estrabismos, como en el caso de la insuficiencia de convergencia.

La insuficiencia de convergencia se caracteriza por una dificultad para converger (dirigir los ojos a un punto próximo). Los principales síntomas (que se pueden consultar en el Test CISS), son dolor de cabeza, visión borrosa y doble en tareas de cerca. En ocasiones estos síntomas producen una dificultad lectora que se confunde con problemas en el aprendizaje lector y el Trastorno de Déficit de Atención.

La terapia visual en los pacientes con insuficiencia de convergencia se realiza con aparatos ortópticos cuya función es mejorar la convergencia (capacidad para llevar los ojos hacía dentro) y divergencia (capacidad para llevar los ojos hacía afuera). La Terapia Visual se realiza en la consulta y en el domicilio del paciente. La combinación de terapia en la consulta y en el domicilio del paciente se ha demostrado que es la terapia de referencia en los niños con este tipo de estrabismo ya que es el tratamiento que produce una mayor reducción de síntomas.

En los casos de estrabismo convergente la finalidad de la terapia visual es recuperar la visión binocular. Existe abundante bibliografía que relaciona la pérdida de visión binocular con dificultades en el desarrollo motor del niño tanto grueso como fino. Nuestro modelo de intervención intenta conseguir no solo la cura estética sino que incluso el niño adquiera cierto grado de visión binocular.