Mecánica lectora

La lectura es una de los aprendizajes más importantes que realizan los escolares. Para conseguir información sobre la mecánica lectora del niño/a realizamos un estudio oculográfico de la lectura.

Para ello utilizamos el VISAGRAFO.  El visagrafo  analiza el movimiento del ojo, través de unos sensores de infrarrojos, mientras el niñ@ está leyendo.

Gracias a este análisis obtenemos datos importantes sobre la mecánica lectora;

  • el tiempo que utiliza el niño para reconocer cada palabra
  • el número de letras que reconoce en cada fijación
  • cuantas veces necesita releer una palabra para reconocerla
  • y cuanto tiempo tarda en identificar cada palabra.

También es interesante la evaluación de los movimientos sacádicos. Estos movimientos los realizamos cuando cambiamos la mirada de un punto en el espacio a otro. Son los movimientos que usamos mientras leemos. Dificultades en esta área pueden dar lugar, durante la lectura, a una larga relación de signos y síntomas como saltos de línea, pérdidas de atención, utilización del dedo para no perderse, visión borrosa e incluso cansancio de ojos, ojos rojos y dolores de cabeza.

La finalidad de la terapia optométrica sería disminuir el número de fijaciones necesario para poder reconocer una palabra, reducir el número de regresiones y conseguir que el tiempo que tarda el niño en decodificar la palabra sea menor. Todo esto facilitará una lectura más global de las palabras y reducirá el esfuerzo realizado durante la lectura.